Vulneración de la Intimidad: Tomar Fotografías de la Empleada en su Propiedad Derecho Laboral - |Blog Jornadalaboral.es| Saltar al contenido
|Blog Jornadalaboral.es|

Vulneración de la Intimidad: Tomar Fotografías de la Empleada en su Propiedad

Vulneración de la Intimidad: Tomar Fotografías de la Empleada

No hay Vulneración de la Intimidad: Tomar Fotografías de la Empleada en su Propiedad. Así se dictaminó en una sentencia Juzgado de lo Social n. 1 de Soria. No se vulnera su derecho a la intimidad.

Se hace referencia a una empleada que en el año 2015 había sufrido un accidente de trabajo. Y por ello, se encontraba de baja.

Any Course Save Up to 97% Now at John Academy Online Courses

Asimismo, por causa de dicho accidente de trabajo, se le reconoció una incapacidad permanente total para la profesión de cocinera. Debido a que presentaba limitaciones en su mano derecha.

Vulneración de la Intimidad: Tomar Fotografías de la Empleada en su Propiedad

La persona trabajadora, conforme testigos, se estaba preparando ella misma una casa rural.

Lo cual llamó la atención, debido a que la trabajadora a raíz del accidente de trabajo, tenía limitaciones en su mano derecha.

Y por tanto, la trabajadora realizaba trabajos que requerían de manipulaciones manuales. Y al mismo tiempo, percibía la prestación por incapacidad total.

Por tal motivo, la empresa empleadora contrató un investigador privado, a los fines de vigilar a la trabajadora.

Fotografías tomadas desde la calle al interior de un inmueble

No es intimo lo que uno realiza a la vista de todos. Las fotografías tomadas desde la calle por el investigador privado hacia el interior del inmueble de la trabajadora, no vulneran su derecho a la intimidad.

La sentencia aludió a la función que cumple el derecho fundamental de la intimidad.

El cual se dirige a proteger frente a cualquier invasión en el ámbito de la vida personal y familiar.

Asimismo, distinguió el derecho a la intimidad del derecho fundamental a la protección de los datos personales.

Este último derecho, implica un poder de disposición sobre datos personales.

En definitiva, la sentencia desestimó la pretensión de la trabajadora. Consideró que no existió vulneración de su derecho a la intimidad. Asimismo, no hubo vulneración de los derechos a la protección de datos personales.

Fuente: Poderjudicial.es

ECourses4You