Jornada laboral reducida: ventajas y desventajas a tener en cuenta - |Blog Jornadalaboral.es| Saltar al contenido
|Blog Jornadalaboral.es|

Jornada laboral reducida: ventajas y desventajas a tener en cuenta

Fuente: Unsplash.com

La discusión sobre la jornada laboral no es novedad, y en los últimos años es cada vez más frecuente poner en debate los beneficios y contradicciones tanto para los trabajadores como para las empresas.

Muchos estudios se centran en investigar si realmente una disminución en la jornada laboral, en cantidad de días o a nivel de horas por día, traería una mejora en la productividad de los empleados. O bien si produciría el efecto contrario al generar un cambio brusco en la rutina.

Any Course Save Up to 97% Now at John Academy Online Courses

Como es un tema que a la mayoría de vosotros os compete, en este post vamos a mencionar algunas de las ventajas y desventajas más importantes que se pueden dar al reducir la jornada laboral.

Jornada laboral reducida ¿Una propuesta del siglo XXI?

Claro que no. Los orígenes de los debates sobre la reducción horaria para los trabajadores se remontan a principios del siglo XX cuando Henry Ford,  fundador de la compañía Ford Motor Company, decidió eliminar los fines de semana de la jornada laboral de sus empleados. Él creía que este beneficio, no solo mejoraría su productividad y eficiencia, sino que daría a sus empleados tiempo libre para poder comprar y usar los vehículos de producción propia.

Otro pionero en el tema fue John Keynes también a principios del siglo XX, que predijo una jornada semanal de solamente 15 horas para el 2030. El creía que los avances tecnológicos del futuro harían más que suficiente esa cantidad de horas laborales.

Ya en la actualidad, en 2021 en España hubo un intento del partido político Más País de hacer legal la jornada laboral de 4 días. Este intento fue rechazado por el Gobierno Nacional alegando falta de presupuesto, ya que requería de subvenciones a empresas para hacer posible la medida.

Ventajas de la jornada laboral reducida

Como todo buen comienzo, empezaremos comentando algunos de los puntos a favor, algunos obvios y otros no tanto, de reducir la jornada laboral en la actualidad.

Mejor productividad. Una menor jornada laboral influye positivamente en lograr un equilibrio entre la vida laboral y la personal. Esto genera menor estrés y mayor felicidad en los trabajadores lo que influirá positivamente en su rendimiento diario y productividad.

Retención de empleados. Ofrecer buenas condiciones laborales generará una mayor motivación en los empleados y, por lo tanto, un mejor presentismo y compromiso con la empresa empleadora.

Menor gasto en servicios. Reducir las horas de trabajo generaría un ahorro para la empresa, ya que reduciría los costes de servicios como electricidad y agua.

Transporte más eficiente. Mejoraría el tránsito y el uso del transporte, pues se podrían distribuir mejor las personas que viajan a diario. Se reduciría el exceso de usuarios en el trasporte público, así como el exceso de transporte en vehículos propios.

Ecología. Mejora la sostenibilidad, puesto que se consumen menores recursos por la reducción en el uso de servicios y se reduce la emisión de gases debido a la menor circulación del transporte. Esto contribuye positivamente a la lucha contra el calentamiento global.

Más puestos de trabajo. Además, una reducción en las horas o días de trabajo y una mejor distribución de los horarios y tareas podría reducir el desempleo y mejorar la situación social del país.

Salud. Una mejora en las condiciones laborales mejoraría la salud mental y física de los empleados, no solo beneficiándose a ellos mismos sino reduciendo el gasto en salud pública. También disminuiría notablemente las bajas y licencias por problemas de salud.

Desventajas de la jornada laboral reducida

Aunque pareciera ser todo perfecto la mayoría de las empresas siguen sin implementar este beneficio y continúan con las clásicas jornadas completas, basándose en las potenciales desventajas que pueden surgir.

Fuente: Freepik.es

Menor vínculo. Una reducción en la jornada laboral podría generar una reducción del vínculo y, por lo tanto, del compromiso del empleado con la empresa y con sus compañeros.

Baja en la productividad. Muchos empleados tienen gran cantidad de carga laboral que, en ocasiones, llegan justo a terminar en la jornada laboral completa. Una reducción horaria haría prácticamente imposible poder completar todo ese trabajo.

Tipo de empresa. No todas las empresas corren con las mismas ventajas. No es lo mismo aplicar una reducción horaria en una empresa de software tecnológico, que incluso podría valerse del teletrabajo (home office), que en un comercio que abre de lunes a domingo, o en un hospital que abre las 24 horas. El desafío sería mucho mayor para estos.

Competencia. Que la mayoría de las empresas aun continúe con jornada completa hace que sea difícil implementarla en un mercado competitivo. Al momento de comenzar a implementar una jornada reducida seguramente nos encontraremos en una gran desventaja frente a la competencia, que tiene a todos sus empleados trabajando full time.

Mantener los sueldos. Claro que pese a la reducción de la jornada laboral, los sueldos y condiciones laborales deberían mantenerse, ya que de lo contrario sería un castigo más que un beneficio. Esto es uno de los principales motivos por los cuales probablemente una empresa no opte por reducir la jornada.

Más horas de trabajo diario. En caso de implementarse la reducción de 5 días laborales a 4 días, algunas empresas podrían distribuir esas horas que faltan en los 4 días restantes. Esto ocasionaría una jornada laboral larga y tediosa, pudiendo contribuir a un mayor estrés.

Accidentes laborales. En algunos trabajos, es posible que la reducción ocasione que los empleados se apresuren más en realizar sus tareas generando mayor probabilidad de accidentes laborales.

Conclusión

Fuente: Pexels.com

Ya con las ventajas y desventajas sobre la mesa es cuando nos preguntamos cuál es entonces la mejor opción. Si bien es claro que John Keynes erró en su predicción, ya que es improbable que en 2030 la jornada laboral se vuelva de 15 horas semanales, es cierto que los avances tecnológicos abren camino a la posibilidad de una reducción en la jornada laboral de cara al futuro cercano, así como en los últimos años ha logrado que el teletrabajo (home office) se instaure en muchas empresas como un nuevo método de trabajo que llegó para quedarse.

Sin embargo, aunque el futuro parezca prometedor, es cierto que en el mundo, la jornada laboral promedio es de 40 horas, quedando muy lejos de la predicción de Keynes y haciendo difícil la pronta implementación de jornadas más cortas y flexibles para los trabajadores.

Sobre la autora

Luciana Sánchez 

Miembro del equipo de Materialesdefabrica.com y Habitium.com.

ECourses4You